El milagro de la Flor de la mañana

Erase que se era una flor de Primavera a la sombra de un camino Una flor de blanco vestido y olor a realeza “He de lucir con mi brillo”, pensó tan delicada “No hay quien marchite mis ganas, quiero quitar el sentío” Solo quedaba elegir en qué lugar daba la cara Si en el paso… o en el pelo… o se iba haciendo el camino   “Qué pena que al cortarme no dure tanto el vestido ¿Y si me pongo en un ramo tendré color tanto tiempo? Dime tú, paso del viento: ¿tendré el olor a flor temprana? ¿O vendrá el amarillento final de mi mañana? He nacido y tengo ganas, lo prometo Por mis pétalos te juro que soñé ser capitana A sus pies en estación de penitencia Coronando su vestido de gitana Y en la arena siendo humilde peregrina En carreta, en el pelo o a sus plantas”   “Como no hay otra manera de lucirme tanto tiempo Ya lo sé, mi Primavera… he de elegir mi aposento Voy a salir en Penitencia y elevaré mi sacramento Y perfumaré Sevilla que es como estar en el cielo Y si hay suerte y aun estoy dando reflejos Y del paso a unas manos me regalan Que no me pongan en un libro de recuerdos Que me pongan donde se vea en la casa Y que se acerquen a olerme y que me den un poquito de agua Que igual si tengo un poco de suerte pasan rápido las semanas Y ella se atreve a ponerme cuando se vista de gitana Porque he guardado el color… porque le siento tan guapa”   “Y allá que voy en lo más alto con curioso poderío De flamenca me he vestío y he bailao por sevillanas Sigo firme y me presumen, ¡vaya flor más bien plantá! Quien decía que al cortarme pronto me iba a arrugar Si al nacer hay que vivir valiente y yo lo he prometido Por mis pétalos, lo juro, quiero llegar al Rocío Y a la vuelta del Real me han vuelto a poner en la casa Porque he escuchado que decían esa flor nunca se acaba”   “Y han pasado los días, en concreto 3 semanas Y he visto que mi dueña sonreía al fijarse en mi cara ¿Qué rondará en su cabeza que una lagrima le salta? ¡Qué guapa está esa señora de rociera con su bata! Me ha cogido con dulzura, ya mi fuerza no acompaña Y con un lazo me ha plantado en lo más alto de su vara” “Tu te vienes pal Rocío por tu vida y por tu gracia” “Yo me voy, corazón mío, y te acompaño encantada Pero te pido una cosa que ya las fuerzas me faltan Que cuando lleguemos a la Ermita y miremos a su cara Después me llevas a que descanse en las Marismas soñada”   Y así ocurrió este milagro de la Flor de la mañana Esa que fue penitente y que el paso adornaba Que pisando el albero fue vestida de gitana Y que en el camino rociero con una salve dio las gracias Por no haber sido flor de un día y que pronto marchitara La vida es cuestión de alegría… y esa flor la derramaba Por eso Dios quiso que el mundo se impregnara de su alma Porque lo que puedas luchar hoy… no lo dejes pa mañana

Alejandro Vega

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 14 =