LOS DIEZ PASOS

 

FOTO ALECuriosamente celebramos el principio de año en el mes de Enero. Pero cuando realmente comienza para muchos es en este mes de Septiembre. Este mes es el arranque de todo un año, ya que cambian los prismas: las inquietudes, los armarios, las luces y las sombras, los despertares y los anocheceres, la dieta… El horario de nuestro ciclo vital pasa de estar a disposición del viento a un “no puedo llegar tarde”. Tráfico, búsqueda de aparcamiento, reuniones de trabajo, vender, comprar, escolaridad, gente y más gente, pensar… Ya sabéis que yo soy del club de “pensar menos y sentir más”, pero este mes es el único en el que le doy margen a los pensamientos y así poder sentir durante los meses restantes.

Llega el momento de ponerse en pie, aunque sea poco a poco, intentar hacer balance de nuestro descanso, que casi siempre es insuficiente, procurar propósitos certeros, llenos de incertidumbres y a por todas.

Desde aquí propongo un decálogo de la vuelta a la actividad que llamaré “LOS DIEZ PASOS.” Diez pensamientos llenos de creación para poder afrontar una temporada llena de buenas intenciones. Ahí vamos:

1.- CUIDA DE TU CABEZA Y DE TU CUERPO: La OMS insta a cuidarse del conjunto de reacciones fisiológicas que prepara el organismo para la acción. Es decir, el estrés. Amigos, primer paso indispensable para el devenir del año. Cabezonerías a un lado, afrontemos lo que podamos y seamos saludables anticipando las necesidades y los recursos necesarios para no caer en el abismo de la falta de aire, los problemas dermatológicos, los dolores de estómago y las migrañas crónicas. Si somos asalariados comunes, como dice mi madre: “Hijo, ese trabajo no lo vas a heredar tú”. Trabajemos con reaños, con profesionalidad, con creatividad, con motivación, por el bien y la solución, ansiando la felicidad propia y ajena. Pero no nos olvidemos de que nuestra salud tiene unos límites, tanto en lo cognitivo como en la acción física. Y si traspasamos la línea roja y empezamos a echar humo vendrán las tres brujas llamadas Ansiedad, Enojo y Tristeza. En resumidas cuentas, “a por todas pero con cabeza”

2.- OJO CON LOS ERRORES: Al llegar a esta vida, tenemos la inmensa fortuna de poder aprender de nuestros errores y crecer aprendiendo de ellos como personas de bien que ansían aciertos. No podemos recrearnos en lo de “qué mal lo hice” y en “si hubiese hecho”. Que no, amigos. Que la historia está llena de grandes errores, sí pero también de grandes aciertos y en ocasiones más vale equivocarse una vez para luego acertar mil veces. Nadie nace sabiendo y todo el mundo tiene la capacidad de aprender, y por eso mismo no nos sintamos frustrados si en algún momento nos equivocamos. Esta vida es tan generosa que nos da la oportunidad de enmendar el error incluso al instante de cometerlo. Así que lo de “tropezar mil veces con la misma piedra” es un mecanismo de defensa donde preferimos ignorar nuestros errores para no admitir nuestras equivocaciones. Y eso… eso no va con nosotros.

3.- NO TE INVENTES LAS VIDAS: Ni la tuya ni la de los demás. Vende tu esencia y disfruta de tus aptitudes. Sé objetivo, cabal, certero, íntegro. No vendas humo, no cometas perjurio, no mientas, no maltrates, no suplantes, no te las des de importante porque es la peor manera de serlo. No te metas en vidas que no conoces ni te corresponden… “No critiques, cabrón”. Alégrate de las alegrías de los demás y no juzgues sus malas decisiones, porque si juzgas serás juzgado. Y te aseguro, que yo lo sé bien, que si te juzgan equivocadamente abres la puerta a que uno no piense nada bueno de ti y con razón. Digo que yo lo sé bien porque, al ser un individuo público en mi profesión, he escuchado tantas patochadas y mentiras de gentes con nombres y apellidos que lo único que me han provocado es misericordia y ganas de borrarlos de la lista, sin ningún tipo de ánimo más ya que no merecen la pena. Y que sientan por ti misericordia y pena por tus errores de apreciación es como ser un proyecto perfecto de un tonto en potencia. Y lo que persigo diciéndote esto es que seas lo más excelente posible. Vive tu vida y alégrate de los que llegan a ella con buenas intenciones. Con eso vamos “que ni pintaos”.

4.- COME BIEN Y DEJA COMER BIEN: Si hay algo que jode en demasía es que te digan las calorías que tienen los alimentos. Vamos a ver. Hay que cuidarse, por supuesto. Hay que comer de todo, claro está. No se debe beber en exceso, lógico. Pero, vamos a ver, vamos a ver, ¿eh? Cuando alguien está sentado en la mesa y se mete un buen homenaje culinario regado con vino atrayente, espectacularmente acompañado y disfrutando de una conversación evasiva de las malditas realidades, nunca seas tú el típico “coñazo” de persona que se empeña en suplantar a los endocrinos especializados poniendo etiquetas calóricas a los alimentos porque, y entérate bien, eso “jode”. Los vegetales, las legumbres, las carnes, los pescados, las pastas y los dulces los puso el Señor para comerlos y disfrutarlos. Nunca para que nos sintiéramos mal y menos para que alguien nos diga indirectamente que somos unos gordos. Disfrutemos de las comidas sin cometer excesos, amigos. Y leed a continuación el punto 5 de este decálogo.

5.- INMOVILIDAD CERO Y EL ASEO: Como dice Brad Pitt en Guerra Mundial Z, “el movimiento es vida”. Señores, por favor, una “caminaíta” diaria aunque sea. Igual que cultivamos el intelecto, seamos conscientes de que el cuerpo es nuestro escaparate y tarjeta de visita más real. Que se debe ser limpio también, ¿eh? Que se puede ser gordito y feliz pero también con fondo físico. Que la ropa usada está usada. Y que además esa ropa, aunque esté limpia, si no hay movimiento se estrecha. No digo que debemos ser coquetos en exceso, qué va. Sólo digo que cuidar el cuerpo y ser limpio alargará y alentará nuestra disposición a caminar en busca de los mayores sueños que nos propongamos. Así que simplemente controlemos nuestra tendencia a dejarnos de la mano y reluzcamos como soles en primavera. Así que si un día te comes un chuletón de kilo recién traído de San Sebastián, intenta, en cuanto puedas, darte un paseíto a buen ritmo y disfrutando del sabor de los pasos que das también. A por el empate.

6.- ENTRÉGATE A LOS AMIGOS: Este tema es peliagudo y me explico. Porque no todos son amigos. Lo primero es localizarlos si aun no lo has hecho. Porque hay algunos que van diciendo por ahí que son como hermanos tuyos y luego te visten de limpio sin ningún tipo de escrúpulos. Esos ni son amigos ni lo serán. Hay otros que son conocidos y que es maravilloso estar con ellos, pero no llegan a estar todo lo próximos que podrían. Cuando me refiero a entregarse a los amigos hablo de esos que da gusto estar con ellos y te enteras de que van por ahí ensalzando tu manera de ser. Esos que están aunque no estén cerca. Esos que se alegran cuando te sonríe la vida y que te amparan en los momentos de dolor. Esos que cuentan contigo para compartir sus aficiones aunque tú no tengas ni “pajolera” idea de ellas. Esos que dan soluciones, que no se meten contra mano, que vigilan de tus espaldas y cuidan de tu familia sin pedir nada a cambio. Esos que Dios puso en tu camino y sólo les falto llevar tu misma sangre. Esos son de los que hay que cuidar y entregarse a ellos. Dios nos dio diez dedos por algo y es para contar a cada uno de tus amigos y en ocasiones sobran. Y pare usted de contar.

7.- NACE CADA DIA: Si un día ha sido bueno, el siguiente puede ser incluso mejor. Y si no has tenido suerte con la estrategia, reinvéntate. Señores, somos los únicos seres del universo capaces de hacer historia. E inverosímilmente capaces de destruirla. Curioso, ¿verdad? Tengamos la certeza de que naciendo cada día lucharemos por la vida y por el buen funcionamiento de la misma. Es simple: el mayor privilegio que se nos otorga es el de nacer. Pues a nacer cada día para sentirnos unos privilegiados cada vez que asome el sol. Fácil, ¿no?

8.- CUADREMOS LOS RELOJES: Hombre, por favor: puntualidad. No hagas esperar a nadie, ni a tu padre. No hay cosa más absurda que hacer esperar. ¿Tú quieres verme? ¿A las 17’30h? Allí estoy como un clavo a y veinticinco. No te pongas a ducharte a las y cuarto cuando tienes media hora de camino para llegar a la cita porque vas a llegar un cuarto de hora tarde, “omeeeee!!!” Eso está muy feo, amigos. Y más cuando la hora de la quedada la pone uno mismo. Sé inteligente y conoce tu ritmo, date el margen que necesites pero no llegues tarde “por la salusita de la mare mía, te lo juro yo”

9.- INVISIBILIDAD NULA: Hazte notar, da la cara, exprésate, alza la voz, levanta la mano, escribe, canta, defiende, cura, enseña, sueña, construye, actúa, promociona, comercia… pero que tenga sentido. Ten contenido en actos y palabras. Da testimonio de la alegría y lucha por la mejora. Da los buenos días, cede tu sitio en el transporte público, deja pasar, sé educado. Desenmascara a los turbios de corazón pero con la verdad. Planta un árbol, busca tu eco, cuida la tierra. Vamos a ver. Que dejarse notar no es para aparentar, amigos, es para aportar capacidad de ser. Y yo prefiero ser que parecer, sin dudarlo. Hagámonos visibles cuando la ocasión lo requiera y sepamos que, al dar el paso adelante, vamos a prestar parte de nuestra bondad para mejorar este dichoso mundo de locos aparentes. Qué razón tiene eso de “las apariencias engañan”. Pero lo que uno es será nuestra mayor verdad ahora y siempre.

10.- AMA POR ENCIMA DE TODAS LAS COSAS: El Amor es el motor de los nueve pasos anteriores. Porque si no tengo Amor, no soy nada. El amor es paciente, servicial, no es envidioso, no hace alarde, no procede con bajeza, no busca su propio interés, no se irrita… El amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo soporta… El Amor no pasará jamás. Y esto se lo escribió Pablo a los Corintios porque en su congregación había discordias.Toda la vida equivocados. Seamos capaces de acertar aunque sea una sola vez y démonos la oportunidad de vivir en armonía, señores.

Y ahora, si eres capaz de volver atrás, une las primeras letras de cada uno de los puntos del decálogo y mira la palabra que sale. Según la RAE significa lo siguiente:

Propiedad del espíritu humano a reconocerse en sus atributos esenciales y en todas las modificaciones que en sí mismo experimenta. Conocimiento interior del bien y del mal. Conocimiento reflexivo de las cosas. Actividad mental a la que solo tiene acceso el propio sujeto. Acto psíquico por el que un sujeto se percibe a si mismo en el mundo.

Es tan simple como ser conscientes de lo que somos y lo que queremos aportar. Buen principio de temporada, amigos. Alguien apuesta por vosotros, no le defraudéis.

ALEJANDRO VEGA

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 − 6 =